viernes, 23 de diciembre de 2011

LA NAVE SINIESTRA







Día 27. primer aniversario de la matanza de hombres buenos en el Alfonso Pérez, junto a los muelles de Santander en una tarde clara y decembrina.

No siempre lucen así los cielos del Norte en el mes de la Navidad. Pero estaban decretados por Dios los contrastes en esta guerra de crímenes y de prodigios, dividida en dos huestes, matizadas por dos colores.

Y sobre el bermellón homicida , del barco fúnebre, tuvo que resplandecer el intenso y celeste azul de la Falange Española.

No necesitan los asesinos ningún pretexto para matar. pero encuentran uno a fuerza de buscarlo se refocilan con la ocasión de dar mayor amplitud a sus crueldades, más cartel y vocerío a sus a sus infamias.

Hasta se permiten llamar justicia, nada menos que justicia, a la saciedad de su furor contra los prisioneros.

Como si no fuera sagrada la vida de los cautivos bajo todas las leyes sagradas del mundo...


-----------------------------------

Aviones en un límpido celaje invernal, para castigo de unas fábricas arrabaleras bolcheviques. Algún atropello en los refugios, como resultado de la galantería y el miedo, esa incultura, con que, precisamente los libertarios, tratan a las mujeres y a los niños, a la invalidez y a la debilidad, que sólo sirve cerca de ellos para base de calumnias y propagandas, estériles por la misma saturación de su veneno.

Hoy les parece haber hallado una pista mayúscula para desatar su cruento frenesí. La horda es ya un solo tigre, una bestia cobarde y felina contra la indefensa prisión.

Bombas de mano cómodamente lanzadas sobre los grupos quietos y silenciosos; pistolas sobre los pechos erguidos, desnudos de miserias humanas, prontos al sacrificio español, bajo una sola bandera nacional.

Allí ofrecieron su más puro homenaje al patriotismo y al honor las más altas alcurnias santanderinas, que es tanto como decir una de las más nobles soleras personales del Occidente latino.

Allí, en las cumbres más feroces de la muerte, se dió un ejemplo inolvidable y sublime de la belleza de la vida. Allí en las más salvajes tinieblas del asesinato impune y colectivo, se encendieron en rasgos de hombría y de valor indomable, los duraderos responsables de la única aristocracia, del único poder eterno en las criaturas.

Porque en el Alfonso Pérez de satánica memoria, supieron vivir y morir con arrogancia de maravilla hasta 186 caballeros españoles.

Ni una sola voz de agonía que no fuera un grito doblemente glorioso, por la honra de que cada hombre que lo supo dar, y por lo que en él eran incorruptibles la fe de Dios y de las armas que acaudilla Franco.

Los cordeles de una escala bodeguera, temblorosos al paso de cada mártir, solmenaron a las víctimas en su ascensión firme, segura y puntual. La frágil "escalera de gato" se había convertido en un vuelo de serafines, inmortalizando así a los moribundos por la gracia divina. El mar verde estaba rojo alrededor de la nave siniestra.
Los bolcheviques, de acuerdo con las prácticas de su "fraternidad", gustaban de elegir un eslabón de hermanos para la vileza de sus pistolas. Aquí tres hijos de una misma madre; en seguida dos, otros dos y de nuevo tres, hasta que se extinguieron en la matanza varios apellidos ilustres, para vivir eternamente en los anales de esta guerra singularísima, blasón del orbe moderno. La "Primera Tierra" de aquellos grandes señores escucha, hoy como ayer, desde la numerosa ribera del Cantábrico, el saludo viril de los sacrificados navegantes:"¡Viva Cristo Rey!" ¡Arriba España!"...

Por cada muerto de este linaje surge en las milicias del Caudillo la sombra augusta de un capitán, alerta y sensible para todas las infinitas navegaciones de la raza.


CONCHA ESPINA

San Sebastián, 27 de diciembre de 1937. II Año Triunfal














lunes, 19 de diciembre de 2011





La Hermandad de Banderas de Falange Española llama a todos los montañeses a participar de los modestos actos que con motivo de la celebración del 75 aniversario del asesinato de más de 160 montañeses por las hordas rojas, amparadas por las autoridades, a bordo del buque-prisión Alfonso Pérez.



El viernes, 23 de diciembre a las 20 horas tendrá lugar una conferencia en el Centro Cultural Doctor Madrazo de Santander bajo el título: "Alfonso Pérez: la infamia republicana al descubierto", a cargo de Sinforiano Bezanilla.



El martes 27, después de la misa en memoria de los caídos en el buque prisión en la parroquia del Cristo, acto público en la Plaza de Atarazanas.

miércoles, 14 de diciembre de 2011

MARCELINO OREJA. LAS BOBADAS DE UN CANTAMAÑANAS



Marcelino Oreja Aguirre es uno de esos "profesionales" de la política que lo mismo cosen un huevo que fríen un pantalón. De dilatada carrera "profesional", el descendiente de tradicionalistas, alguno asesinado en la Cruzada, que ostentaron cargos en el Régimen, se encargó de edulcorar el pedigrí con su pertenencia a un grupo de mamarrachos relacionados con ese pastiche infumable que se denomina "Democracia Cristiana", caracteriazados por su furibunda lucha antifranquista. Ya colocado en la línea de salida, formó parte del gobierno Arias y del primer Gobierno del traidor Suárez. A continuación pasó por todos los estadíos del hoy partido Popular, con el que llegó a ser Comisario Europeo. Sus servicios fueron "premiados" con el título de marqués.



A Marcelino le puso un día en su sitio el genial Rafael García Serrano, al que nos acercaremos nuevamente, allá por octubre del 74. Al autor de Eugenio o la proclamación de la primavera, La fiel infantería o diccionario para un macuto, entre otros, le cayó un buen chorreo de parte del Ministro Secretario General del Movimiento, Solís Ruiz, en presencia del director del diario El Alcázar, Antonio Gibello que no se libró de su parte, entre otras cosas por las protestas submarinas de Don Marcelino, a la sazón Consejero Nacional en aquel momento, a quien García Serrano había mandado literalmente a la mierda el día anterior en público. Solís negó dichas razones para la bronca, pero D. Rafael pudo constatarlas más tarde. La calidad humana de ambos abroncados, junto a la humanidad de Pepe Solís hizo que el episodio quedara al final en fiesta amistosa. Posteriormente, Serrano recibe la visita de un amigo en calidad de embajador de Castiella para interceder por su discípulo, colaborador y recomendadísimo paisano, Oreja para que rectificara en benficio de su delfín. Serrano no rectificó sus opiniones, pero pudo conocer la queja "Orejiana" en el sentido de "...es que ya tengo detrás a los de la ETA, y si García Serrano me echa encima, además, a los pistoleros falangistas..."



La respuesta de D. Rafael al "pleniponteciario" para calmar al camaleónico politiquillo merece la textualidad:



"No existen ni han existido nunca los pistoleros falangistas. La Falange sólo ha tenido escuadristas, soldados. Si tuviéramos pistoleros no estaríamos donde estamos, y en cualquier caso te garantizo que esos hipotéticos personajes jamás tratarían de cobrar piezas de caza menor".



Siendo políticamente incorrectos pero apelando a la sabiduría popular, como comparar a Dios con un gitano.






sábado, 10 de diciembre de 2011

LA REPUBLICA EN EL EXTERIOR. LA PERFIDA ALBION SE MOFA (Y 3)



"Donde mayor daño ha causado a España el grotesco desgobierno exterior de esta desvencijada dictadura republicana ha sido en Inglaterra, país eminentemente serio y diplomático, donde la corrección individual y colectiva se eleva al rango de culto nacional.

Londres estaba acostumbrado a tratar a España a través de un gran señor, cultísimo, inteligente, de exquisito tacto , como Merry del Val, que durante tantos años convivía con la alta sociedad inglesa. porque debe recordarse a la ordinariez republicana que el prestigio de España no ha de defenderse en tascas, garitos y cafetines de los suburbios europeos, sino en los altos medios aristocráticos, productores y selectos, residencia habitual de las personas educadas y decentes.

Pero un buen día, los londinenses vieron entrar en su gran ciudad, como representante de España, a un individuo escuálido y bostezante, inquilino moroso de una buhardilla madrileña, que en las aguas turbias de la revolución analfabeta logró pescar, entre otros momios abusivos, esta embajada. era el escritorcillo famélico Ramón Pérez, novelista chirle y sin venta, que incapaz de hallar renombre cabalgando en el ingenio, lo buscó en el reclamo vulgar y mercachifle de la prensa judía. Para alcanzar los favores de la prensa asalariada, recorrió toda la escala degradante del sujeto camaleónico. Educado piadosa y gratuitamente por los jesuítas, traicionó a sus educadores haciéndose masón, laico, librepensador, jacobino, revolucionario de nómina y pescador de caña. Con esta postura obtuvo el bombo permanente con enlace automático de los diarios masónicos, tan necesitados de fabricar genios, y la manera de pescar los más pingües cargos. Porque este parásito londinense, además de embajador de la República del hambre, es director del Museo del Prado y diputado a Cortes, cobrando un total de doscientas setenta y dos mil pesetas al año. Como se ve, el hambre es para los trabajadores de la República, pero no para los que la representan.

Con el mismo afán que los paletos ponen en estrenar un traje dominguero, lo primero que hizo Pérez al llegar a Londres, fue retratarse con el traje de ceremonia y mandar su efigie a los periódicos. España entera soltó la carcajada, al ver en los papeles aquel hombre raquítico, con pantorrillas como sarmientos, que parecía un lacayo de casa arruinada.

Pero el regocijante Pérez, autor de una birria literaria contra los jesuítas, titulada A. M. D. G. , abandonó su puesto para acudir, en Madrid, a la representación de su mamotreto escenificado. El público culto y honrado pateó pateó debidamente el engendro y su autor salió huyendo para Londres, , donde los españoles de la colonia le hicieron objeto de repetidas muestras de desagrado. Y no sólo los españoles, sino los mismos ingleses se sumaron a la protesta contra el detractor aventurero de la España Católica. El "Catholic Times" calificó la obra de Pérez de "sucia y difamatoria". "The Tablet" arremetía contra el Pérez en muy duros términos destacando la inactividad republicana ante los actos de pillaje y destrucción, finalizando del siguiente modo: "¿Es este el tipo de hidalgo? Nosotros decimos que no. Y estamos indignados de que un embajador en un país cristiano esté convicto de tales incitaciones al desorden y la discordia."

Hay que rendir tributo de gratitud a la cortesía inglesa, que se conforma en rechazar en Pérez el tipo de hidalgo. No, no es hidalgo. La hidalguía española no estará nunca representada por un difamador a sueldo. Era necesario que viniera esto que llaman República, para que las más altas virtudes españolas sean negadas en Inglaterra al representante hispano.

¡Qué vergüenza!"

En fin, qué esperar de una república cuyos diplomáticos eran nombrados por un ministro, Lerroux, que llegó a reconocer ante 40.000 imbéciles en un discurso en la Plaza de Toros de Madrid que se le había adjuciado una cartera para la que no tenía preparación alguna.

No es de extrañar, pues, que en Francia nos tomasen a chirigota, después de que a su sucesor, Zulueta, se le ocurriera la peregrina idea de publicar cien mil ejemplares en francés de la Constitución votada por intelectuales de la talla de Bruno Alonso o Cordero. Eso sí, se les olvidó editar otros cien mil ejemplares de la ley de Defensa de la República, para que el mundo se diese cuenta de las grandes libertades que trajo el régimen. ¿El resultado?, cuando en una reunión de la Sociedad de Naciones , se estaba celebrando una sesión, entró Don Alejandro Lerroux al frente de la "delegación española", cuyos individuos andaban por salón como palominos desorientados, y al verles entrar el presidente del Gobierno Francés, señor Briand, exclamó dirigiéndose a la mesa en tono zumbón:


-¡Voilá les travailleurs!

lunes, 5 de diciembre de 2011

LA REPUBLICA EN EL EXTERIOR. ESPAÑA SIN PRESTIGIO (2)




Lo prometido es deuda, llegó la República y mandó a sus "servidores" a acrecentar el prestigio español en el mundo.

"La representación diplomática en Italia pasó por una crisis pintoresca y un poco pitorreante. Don Gabriel Alomar, nombrado embajador en el Quirinal, se acomodó tranquilamente en España, cobrando con el mayor descaro todos los sueldos, emolumentos viáticos y gajes del cargo, sin moverse de España durante ocho meses. ¡Estas cosas sólo se ven bajo el régimen enchufista de esta República!

Por fin, el inactivo representante pudo arrancar del suelo hispano y trasladarse a la ribera del Tíber, para comer sabrosos macarrones y visitar las catacumbas. Fue un caso de fuerza mayor, porque la opinión estaba ya escandalizada por la demora y hasta los ciegos la aludían en sus canciones callejeras.

Alomar presentó sus credenciales al Rey de Italia; y tal vez, sin proponérselo, hizo a España un gran servicio, con el enojo de sus amigos del gobierno republicano. la cosa merece detallarse.

Por mucha tierra laica y "renovadora" que se pretenda echar sobre el cuerpo incorruptible de la España histórica, jamás conseguirán los enterradores abismar en el olvido los restos gloriosos. Nuestra patria alzará eternamente sus brazos fuera de la tumba para demandar a las generaciones futuras el respeto a su personalidad inmortal.

Este es el comentario que inspira la presentación de credenciales al Rey de Italia hecha por el embajador español, don Gabriel Alomar.

La reseña telegráfica la copio de un diario ministerial, ciegamente ministerial, y no hay que decir que furibundamente republicano, tratándose de "El Liberal". El periódico madrileño tiene una vieja ejecutoria, que justifica su acendrada defensa del régimen actual. Por dicha crónica, inserta el 15 de enero del año 1932, venimos en conocimiento de que el señor Alomar, escoltado por brillante guardia y alternando con el Príncipe Ruffo, escuchó de Su Majestad el Rey Víctor Manuel gentiles frases, "que expresaban sus grandes sentimientos de amistad por la nación española".

¿Cómo contestó el señor Alomar a las palabras protocolarias y a la vez sinceras del Rey de la noble nación hermana? Véase lo que dice El Liberal:

"El embajador recordó al Rey que además de la tradición de la dominación catalana en Nápoles, Sicilia y Cerdeña y de la dominación de la Monarquía española en otras partes de Italia, las dos naciones tienen una victoria en común: la de San Quintín, conseguida por Filiberto de Saboya, al servicio de Felipe II, el cual hizo construir El Escorial en memoria de la batalla. Recordó también a la primera mujer de Felipe V, María Luisa, y la memoria del noble Rey Amadeo I".

¡Qué lección para los insensatos jabalíes, que aspiran a borrar el pasado luminoso de España!

En buena traducción de la realidad republicana española, el señor Alomar pudo dirigirse al Soberano de italia en estos o parecidos términos:

"Majestad: Soy embajador de un Estado laico, que ha suprimido el crucifijo de las escuelas, reducido el Ejército, y después de inquietar a los vivos, se ocupa ahora de esclavizar a los muertos con una ley de secularización de cementerios, opuesta a la conciencia nacional. he dejado en mi país más de medio millón de trabajadores que no pueden comer en una República de trabajadores de todas clases. Ahora no ganamos San Quintines, ni levantamos Escoriales. Y encima no podemos recordar allá las grandezas monárquicas que he tenido el honor de ofrecer a Vuestra Majestad, exhumadas de la Historia, porque lo impide una ley de Defensa de la República."

Pero el señor Alomar, hombre culto, no podía hablar de esta manera. Comprende perfectamente que para que se abran las puertas de la admiración europea a un embajador español es necesario exhibir la tradición heróica de España. Los tristes acontecimientos actuales no añaden ningún esplendor a la altísima investidura diplomática. ¡Aún en los momentos más críticos es la fuerza del pasado la que salva nuestro prestigio!

Nápoles, Sicilia, San Quintín, El Escorial...Y sobre estos jirones de gloria, la sombra severa del gran "cavernícola" Felipe II...¡Qué contrastes! En España, insultos, anatemas, difamaciones, lanzados sobre la memoria insigne de aquel hombre de hierro, que luchó contra la Europa entera por mantener la seguridad nacional. Fuera de España, hoy, al cabo de los siglos, aún es necesario a los embajadores de la República evocar el recuerdo de aquel Rey para atraer sobre su representación el respeto internacional.

Hay un sentimiento tradicional en el pueblo español que no puede soterrarse ni extirparse y que brota a flor de labio donde y cuando menos se piensa. Ni conspiraciones extranjeras, ni condenables actitudes nacionales podrán nada contra él, porque lo que se ofrece es inferior a lo que se arrebata. El señor Alomar, al evocar la mole ciclópea de El Escorial, ha evocado también sin darse cuenta, esa otra mole espiritual que representa la fe religiosa del pueblo creyente y creador que supo erigirla. Ha hecho muy bien el embajador. Su sensibilidad comprende que es más acertado, para salir del trance, apelar a la tradición que exhibir un presente enojoso, antítesis lamentable de las glorias por él invocadas".

jueves, 1 de diciembre de 2011

LA REPUBLICA EN EL EXTERIOR. ESPAÑA SIN PRESTIGIO (1)



En la II República España "está completamente desacreditada por la ineptitud de sus hombres, la crasa ignorancia de sus turbas y la barbarie de sus procedimientos".


La manía izquierdista de ir "colocando" a sus huestes sin contar con su capacidad o preparación es endémica; los Pajines, Aídos, Jáureguis o Blancos no son cosecha nueva, algunos más instruídos que ellos pero igual de incompetentes en la materia, les precedieron.


Las relaciones exteriores de la República comenzaron con sainete y causaron la hilaridad de las cancillerías extranjeras; no podía ser de otro modo cuando el aupado al Ministerio de Estado no era otro que don Alejandro Lerroux que sabía de asuntos diplomáticos lo mismo que de física nuclear.


"Comenzó por designar embajadores y ministros plenipotenciarios a una serie de escritorzuelos famélicos reclutados en casas de huéspedes de cuatro pesetas. Los periódicos sobornados por la República salieron diciendo que esto era una maravilla y que "ahora comenzaba nuestro prestigio en el extranjero". El prestigio se inició cuando en la Gaceta aparecieron los nombres de los famélicos favorecidos, designados para sus respectivos cargos antes de recibir el placet o agreement de las naciones interesadas. Esta grosera incorrección diplomática causó hilaridad y burla en las potencias europeas, alguna de las cuales, como el Vaticano, se vio precisada a rechazar al embajador nombrado, Luis Zulueta, antiguo diputado cunero con los votos de la Monarquía, enchufista por vía pedagógica, y masón, por añadidura. La repulsa estuvo muy en su punto, porque un masón, enemigo del catolicismo, no puede ni debe ser admitido a libre plática por el Papa, Jefe Supremo de la Iglesia Católica. El único mérito de Zulueta para el cargo cerca del Vaticano es de orden físico: tiene un marcado tipo de sacristán de sainete y una voz melíflua, de infantillo de coro, que le hacen merecedor de una prebenda en cualquier sufragánea. pero como estos tipos abundan en todas partes, no era necesario que la llamada República española enviara a Roma uno más.


La embajada de Berlín fue ocupada por Américo Castro, uno de los hombres más cursis, relamidos y pedantes, que han salido de ese vivero de parásitos estatales que se llama Institución Libre de Enseñanza. Su actuación, aunque constantemente bombeada por la prensa mercenaria, fue tan desgraciadísima que a los pocos meses de disfrutar la nómina tuvieron que devolverlo a España porque no servía para nada.


Su vacante fue ocupada por un tal Luis Araquistáin, redactor de un diario jabalí. La historia diplomática del nuevo embajador es realmente ejemplar. Conocí a este sujeto en Méjico, hace unos cuantos años, y la misión que allí le llevó no puede ser más clásica en las buenas costumbres internacionales. Harto de pasar hambre en España, porque sus pésimos libros no se vendían, ni sus artículos plúmbeos se pagaban, atravesó el Océano cayendo en Méjico como un afilado sable en forma de agente comercial del diario madrileño El Sol, dispuesto a descargartajos y mandobles contra el peculio de los mejicanos" con la iniciativa de un homenaje


Resumiendo la labor del fulano en Méjico resaltar que se dedicó a dorar la píldora al General semi analfabeto que por aquel tiempo tiranizaba el país azteca, Plutarco Calles. Ello le supuso una buena suma de pesos en la que no colaboró la colonia española que rechazó los servicios del pelota relamido que se ofrecía para dar conferencias.


En definitiva, "este recaudador trashumante, este sablista de dos mundos, que afiló el arma hasta hundirla en la bolsa del Presidente de Méjico, es lo único que la República enchufista ha podido encontrar para hacerse representar en Alemania. Si esto no es prestigio ante el extranjero, que venga Don Niceto y lo vea.


Pero la familia anda de suerte, exprimiendo la ignoranica lucrativa de la República. Un cuñado de Araquistáin, Alvarez del Vayo, redactor de otro diario sobornado y jabalí, fue designado para la embajada de Méjico. ¡Continúa el prestigio diplomático! Este individuo, con menos luces que un candil, está poniendo en ridículo a España con la iniciativa de un homenaje a Calles. ¡naturalmente! ¡Ha llegado la hora de corresponder a las pesetas que le sableó su cuñado Araquistáin!"


Destaquemos que Calles se caracterizó por la cruel persecución a los españoles, tanto sus haciendas como sus vidas.


En la siguiente ocasión nos detendremos en la representación española en Italia e Inglaterra, o la superación de la estupidez.

domingo, 27 de noviembre de 2011

LA JUSTICIA REPUBLICANA Y SU EXITO (2). VICTORIA KENT




Más allá de las edulcoradas apreciaciones que podemos encontrar en los medios bienpensantes, o sea, de augusta imparcialidad democrática de corte "progresista", vamos a relatar alguna de las hazañas de la señorita Kent como Directora de Prisiones durante la dictadura republicana.

"...en los establecimientos penales dominaba la más desaforada anarquía, bajo la férula inaguantable de una señorita desconocida, que ejercía, por misteriosas complacencias la Dirección General del Ramo.

La íntima amiga del raquítico Albornoz, Victoria Kent, que es la ciudadana en cuestión, más fea que un trueno y más seca que una encina, intentó llevar a Penales toda la cursilería de las "redenciones" revolucionarias y toda la amargura incontenida de su doncellez veterana. Anunció que iba a ser la "madre" de todos los reclusos, sin duda porque su larga y desconsoladora soltería no podía permitirle otra clase de maternidad. De mentalidad vulgar y ramplona, ignoro cómo pudo hacerse con un título de abogado, que sólo le sirve para retratarse en la prensa incondicional, tocada cont toga y birrete, para asombro de comadres y porteras.

Comenzó su gestión con tanto éxito, que los presos de la cárcel de Barcelona hicieron un plante, se amotinaron, rompieron todas las puertas de la prisión y estuvieron a punto de marcharse tranquilamente a la calle. La cárcel quedó tan inservible que el Gobierno tuvo que habilitar un barco para convertirlo en prisión.

Aún tenía que sufrir más vergonzosa humillación el Poder dictatorial republicano. Los comunistas y anarcosindicalistas, a cuyas filas pertenecían la mayoría de los presos amotinados, exigieron a los carpinteros barceloneses que no repararan las numerosas puertas destrozadas, para que la cárcel continuara inservible. Y el Gobierno tuvo que tragrase la imposición, enviando las puertas a Palma de Mallorca para intentar su reparación.

La ciudadana kent, para atraerse la voluntad de la población penal, aumentó con 0,35 el haber del preso. Pero como, por otro lado, sus benevolencias con los proveedores alejaban el mezquino beneficio, surgieron plantes y motines en todas las cárceles de España por la mala calidad del rancho, muchísimo peor y más escaso que antes del aumento.

En la cárcel de Madrid, donde he vivido siete meses y dos días, canallescamente recluído por la dictadura republicana, presencié protestas y plantes imponentes. Los pobres presos no podían ni oler la repugnante bazofia que les proposcionaba esta Concepción Arenal de caricatura.

Un día el director anunció la visita de la "Señorita Directora". Recomendó a los reclusos el mayor comedimiento y todas las consideraciiones debidas a tan campanuda visitante. Pero un grupo de presos de la primera galería, interpretando el sentir de toda la población penal, contestó brutalmente al director:

-Dígale a esa tía que no venga, porque si entra, la vamos a tirar todas las banquetas a la cabeza.

Y la seca directora, tan adorada por los reclusos, según afirmaba diariamente la prensa gubernamental, no se atrevió a asomar su cara por la puerta de la prisión. Irritada por este desaire, la señorita Kent maquinó, sin duda, alguna represalia. Porque a los pocos días, con motivo de otro plante, entraron en la cárcel los guardias de asalto y apalearon brutalmente a los infelices reclusos. ¡Esta era la tutela maternal que dispensaba a los presos la dictadura republicana!¡Y apaleaba a sus mismos aliados revolucionarios!"

Durante el régimen monárquico no se utilizaron nunca fuerzas represivas en las cárceles; se bastaba la persuasión marcada por la prudencia del cuerpo de funcionarios de prisiones, desamparados, desautorizados y oprimidos bajo los gobiernos republicanos. pasaron a ser meros ordenanzas sin autoridad incapacitados para cualquier labor reconducente con los presos para no
molestar a la "madre" de los presos.

Don Primitivo Requena, subdirector-administrador de la cárcel de Madrid pidió la separación del cargo tras ser insultado y agredido por los reclusos. La Comisión Gestora de la Asamblea del Cuerpo de Prisiones protestó en la prensa contra la Kent por alentar peticiones de los penados en detrimento del personal de prisiones, comadrear con ellos despreciando a los segundos con el resultado de amotinamientos y plantes generalizados así como el cierre de un alto número de prisiones siendo el resultado de todo ello el fracaso absoluto por el que desistió de entrar en las prisiones para pronunciar sus discursos entre los reclusos "reclamando el apoyo de los parricidas, de los asesinos, de los violadores y de los ladrones de toda laya y condición..."

"No puede darse un fracaso más rotundo de un gobierno y un funcionario. La estantigua laica que se atrevió con los Crucifijos de las cárceles, para suprimirlos, y con las humildes religiosas, para prescindir de sus abnegados servicios, no se ha atrevido con el Cuerpo de prisiones, que la ha arrollado, obligándola a dimitir, con aplauso de todos los españoles, a pesar del decidido apoyo de su íntimo amigo y ministro, Albornoz."


En breve, las glorias y laureles que la República consiguió para España en el extranjero a través de sus diplomáticos de prestigio. No se lo pierdan.

martes, 22 de noviembre de 2011

LA JUSTICIA REPUBLICANA Y SU EXITO (1)


Y si el fracaso en la Instrucción Pública fue estrepitoso, el cosechado en materia de Justicia fue de órdago a la grande. La II República, como en los demás campos, sólo alcanzó a colocar mediocres al frente de las Instituciones relacionadas con la aplicación de las leyes y las garantías jurídicas, todo ello dejando aparte la indecencia de la Justicia Popular comenzada la Guerra de Liberación.
Volvemos a cederle la palabra, como en apartados anteriores a un excepcional testigo de la época, que recibió en sus carnes los pagos de la peregrina institución justiciera republicana en forma de confinamientos y extrañamientos ilegales, hasta pagar con su vida mientras estaba preso y, por tanto, bajo la tutela de la citada institución.
Dice el Doctor Albiñana:
"El afán atropellador de la horda revolucionaria, perpetró su primer escándalo nombrando Fiscal del Tribunal Supremo al abogado ignorante y anónimo Angel Galarza Gago, antiguo ordenanza de la Juventud Liberal Monárquica, (era yo Presidente), profesional de última cuota en el Colegio de Madrid y sujeto de absoluta insolvencia.
Este individuo, completamente ayuno de materia jurídica, inauguró su inesperado cacicato judicial con el hecho más inaudito que registran los anales de la Magistratura. Acababa de actuar como abogado de José Serrán, procesado por ruidosa estafa de más de un millón de pesetas y en relación con cierto negocio de cerillas. El primer cuidado del nuevo "Fiscal General de la República" (¡!) fue aplicar una amnistía para poner en libertad y eximir de toda responsabilidad a su propio defendido. La cosa era tan gorda, que llenó de indignación al mundjurídico y a la opinión profana; pero olvidaban ambos que se acababa de establecer un régimen de estricta justicia y de elevada moralidad republicana. los comentarios eran tan punzantes como despectivos, recordándose las abundantes y fáciles posibilidades que el ex procesado Serrán podía poner a disposición de su liberador. Desde este momento y gracias a sus bien ganandos honorarios, el Galarza comenzó a vivir mucho más holgadamente que en aquellos tiempos monárquicos en los que desempeñó el importante cargo de encargado del botijo de la Juventud Liberal.
Tan brillante inauguración de la justicia republicana, tuvo constante continuidad con las disparatadas querellas vengativas que este sujeto, desde la Fiscalía, formulaba contra respetables personalidades del antiguo régimen, y que el Tribunal Supremo, velando por su propio decoro, se veía obligado a rechazar. para los viejos y dignos Magistrados, encanecidos en el austero ejercicio de la justicia, era un motivo legítimo de enojo verse mandados, impuestos y hasta vejados, por la repentina dictadura de este advenedizo indocumentado.
Un mes duró el cacicato insoportable del Galarza sobre la honorable grey de la judicatura, tiempo suficiente para que los rectos Tribunales españoles, participaran de aquel sentimiento de rubor que encendió el rostro de Don Quijote cuando padeció la cerdosa aventura...
La República ofreció el regalo de otro Fiscal en la persona grotesca de un Javier Elola, taimado Tenorillo de despacho y antiguo incondicional de Primo de Rivera, a quien, por sí y ante sí, fue a ofrecerle el homenaje de los jueces españoles al advenimiento de la gloriosa Dictadura militar."
Posesionado del cargo mandó una ridícula nota a la prensa alabando y declarándose continuador del sujeto del "botijo"y declarándose "amigo" de Galán y el otro "mártir", García hernández. Continúa Albiñana:
"Un Fiscal que sólo atiende a la "opinión sinceramente democrática"; que califica de "mártires" a dos grandes delincuentes, justamente castigados por el Código militar; que llama "mi llorado amigo" a quien no conoció nunca, sólo por atraerse el aplauso de la chusma callejera, y que anuncia a tambor batiente la promoción de una "importantísima querella", que resultó ser una "plancha" escandalosa, es el único que puede ostentar dignamente el título de "Fiscal General de la República" (¡!). En algo se ha de diferenciar del grave y austero Fiscal del Supremo.
Por cierto, que tan cómico personaje, sufrió una aventurilla electoral en Lugo, teniendo que esconderse precipitadamente debajo del escenario de un teatro, para liberarse del enojo de su pueblo, que quería molerlo a palos.
Otra aventura de sainete tuvo lugar en su uzgado de Chamberí. Conocidos son los trapicheos fáciles de este sujeto, que alterna la consulta del Alcubilla en el "Consultorio de los enamorados". Un día, despachando interinamente el digno juez municipal, señor Jiménez Laá, en funciones del de Instrucción, entró en el despacho una hetaira pintarrajeada que tenía en el Juzgado un asunto pendiente. La prostituta, conocedora por sus correligionarias de las aficiones del juez incorruptible, comenzó a hacerle zalemas y monerías, acabando por arrojarle los brazos al cuello, besuqueándolo con ardor:
-¡ Ven acá, retrechero, cachondo! ¿Quién te quiere a tí?
- Señora- replicó el señor Jiménez Laá, rechazando a la golfa-. Usted me ha confundido. Yo no soy el señor Elola, que es más guapo que yo. Soy el suplente."
Como decimos en otras ocasiones, parece que no ha pasado el tiempo.En breve la segunda parte, que no tiene desperdicio.

lunes, 14 de noviembre de 2011

III CENA DE CARLOMAGNO



El día 19 de noviembre la Hermandad Nacional de Banderas de Falange Española celebrará la que será III cena de Carlomagno, donde como es costumbre se reservará una silla al Ausente. Con anterioridad, esa misma tarde, la Hermandad ha organizado una visita al Museo de la División Azul, que. aunque no está aún montado del todo. ya expone piezas aún más interesantes que en su anterior etapa.



El día 20 se celebrará la tradicional Misa en el Valle cuya asistencia recomendamos, como del mismo modo, y a título personal, se recomienda la asistencia a los actos que se celebrarán el domingo siguiente en la Plaza de Oriente.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

MARCELINO DOMINGO. EL COLOSO DE LA INSTRUCCION PUBLICA


Uno de los estrepitosos fracasos republicanos, a pesar de ser considerado eje de la regeneración nacional, fue el departamento de Instrucción Pública. Marcelino Domingo, sujeto peculiar, tan pintoresco como inútil, ocupó el cargo en los gobiernos izquierdistas y frentepopulistas. Hoy son muchos los medios que le doran la píldora, hay incluso quien le dedica espacios en la red donde se le tunea el nombre como Marcel.lí. ¡Qué entrañable!
Como nos gusta ser meticulosos y veraces, para que sepan la verdad sobre el fulano que salió corriendo a Toulouse para morir poco antes de conocer la Liberación de España de sujetos como él mismo, permítanme ceder la palabra al eminente Doctor José María Albiñana, patriota que entregó su vida por su ideal en lugar de salir corrie desde el llamado Gobiernondo por la frontera más cercana:
"Comenzó la República por carecer en éste, como en los demás Ministerios, de hombres aptos y preparados para sus funciones. No teniendo otra cosa de qué valerse, echó mano de un maestrillo de escuela, vulgar y ramplón, que desarrolló su especialización pedagógica en mítines de taberna y artículos folicularios. Este genio ignorado de la enseñanza republicana es un tal Marcelino Domingo, tipo corriente del aventurero político, que con su aspecto de feto sietemesino, parece como hecho de encargo para simbolizar el hambre que la República ha traído a España.
No necesitaba tampoco ninguna preparación. La faena se la daban hecha desde la Rue Cadet, de París, donde el Gran Oriente de la Masonería francesa elaboraba los planes anticatólicos y judíos que sus lacayos de España habían de implantar servilmente desde el llamado Gobierno.
Todos los desechos de las reformas fracasadas en Francia desde 1879; toda la chatarra enmohecida de las logias, fueron facturados a España, a gran velocidad, como artículos de novedad. Y así, cuando Francia y las naciones cultas están ya "de vuelta" de sus estériles innovaciones antirreligiosas, Marcelino ordena quitar el Crucifijo de las escuelas, establece la escuela única, prohibe la libertad de enseñanza y hace retroceder a España a los siglos de la barbarie.
Pero, ¿qué le importa a este sujeto atropellar los sentimientos españoles, con tal de complacer a sus amos de París, que lo han hecho ministro?Su estómago, que nunca se vio harto de lentejas, de algún modo ha de demostrar su agradecimiento.
Inauguró su despotismo este tiranuelo de la enseñanza con un acto nauseabundo, revelador de la "democracia" de esta gente voraz. El Claustro del Instituto de San Isidro, de Madrid, en uso de las facultades que le otorga su reglamento, acordó la continuación de don Miguel Aguayo al frente de la dirección del establecimiento. Sólo un catedrático -¡uno sólo!- se opuso a este acuerdo. Treinta catedráticos votaron a favor. Pues bien; el intruso Marcelino destituyó al señor Aguayo y nombró director a un compinche desconocido. Atropelló a un Claustro docente, como su consocio de tiranía, Miguel Maura, suspendía cualquier Ayuntamiento rural. ¡Esta es la Democracia de la República! ¡Viva el sufragio electoral!.
Al acto de toma de posesión de este director, colado de matute, no asistió ninguno de los catedráticos. Y tanto el Marcelino, como su protegido, se tragaron esta espléndida manifestación de simpatía...
Otra de las provisiones del dómine Domingo, fue crear a toda prisa una cátedra en la Facultad de Medicina para regalársela, libre de gastos, sin oposición ni concurso, ni otra formalidad de garantía, a su compinche el doctor D. Gregorio Marañón. La creación de esta cátedra, llamada de Endocrinología, ni está justificada, ni añade una investigación a la carrera médica..."
"...Como en esto de la regeneración republicana todo es pamplina, farsa y "camouflage", el Marcelino amaneció un día diciendo que había creado ¡¡veintisiente mil escuelas!!
La gente se dio a reír comentando jocosamente la fantasía del temporero de Instrucción. pero éste, sin darse cuenta de las carcajadas que sonaban a su alrededor, añadió muy serio:
"-Sólo por esta mejora fundamental para la cultura española, está justificado el advenimiento de la República".
El público quedaba pasmado de tanto cinismo. Pero la prensa servil jaleaba estrepitosamente esta fanfarronada, sin reparar en que el tiempo se encargaría de poner en evidencia al pobre Marcelino.
Mientras tanto, "El Liberal" publicaba todos los días unas listas inmensas con este título engañador: "Relación de las nuevas escuelas creadas por la República".
Los lectores se miraban de reojo, preguntándose, justamente picados:-¿Pero hasta cuándo va a durar esta comedia?
La comedia, en efecto, duró poco, porque el propio Marcelino, cabalgando en su fantasía revolucionaria, no había caído en la cuenta de que, para regentar 27.000 escuelas necesitaba, entre otros elementos, 27.000 maestros. Y no los había.
Alarmado por este pequeño detalle, redujo sus pretensiones y anunció que las escuelas de nueva creación solamente serían 7.000. ¡Buena rebaja!..."
"...Para reclutar 7.000 maestros, no apeló a la selección por medio de oposiciones, ni otras garantías de ciencia verdad. Inventó un procedimiento para producir maestros "en serie", como los embutidos en Chicago. Y fue un cursillo de tres meses, durante los cuales podía escogerse en las Escuelas de Magisterio a los respectivos paniaguados, desechando a millares y millares de infelices, faltos de relaciones jabalícolas.
¡Tres meses para formar un maestro! ¡Ni con "enlace automático".
El pobre Marcelino Domingo confundía continente con contenido, en lo que el problema escolar se refiere, como señalaba el culto pedagogo don Santiago Lorenzo.
Continuaremos en el futuro con el personaje.

sábado, 29 de octubre de 2011

EN ESPAÑA EMPEZO A AMANECER




Y la parte sana de España se rebeló contra el Todo corrupto y alumbró un porvenir de justicia social y unión entre los españoles. Tal día como hoy los españoles de bien dieron forma al verdadero movimiento redentor de España; sirva como homenaje.

domingo, 23 de octubre de 2011

LA SANGRE VERTIDA POR ESPAÑA



Francisco de Cossío visita a los falangistas acantonados en Quijorna, pueblo situado entre Brunete y Navalagamella. Los jóvenes portadores de la camisa azul no se resignan a permanecer estáticos en su posición que hasta el momento permanece tranquila y añoran pasar a un frente más activo. Entre aquellos falangistas se hallaba un hijo del autor, compartiendo camaradería con el resto de jóvenes principalmente burgaleses y vallisoletanos y, aquel escenario tranquilo se convirtió a las pocas horas de que Cossío abandonara el pueblo en un verdadero infierno y a aquellos falangistas les tocó en suerte contener una gran avalancha. Que sea ahora el autor el que continúe el relato:

"...De los que almorzaron conmigo entre cuentos y risas y canciones, no he podido abrazar sino a uno, a Goyo Sáez, herido y evacuado. Los demás quedaron allí. Allí Pepe Cruz, que era como el humorista de la centuria. Había sido cartero y todos conocían a pepe Cruz. los que cruzaban con él le golpeaban la espalda al pasar, y él, con una cachava de pastor, se daba cierta importancia de jefe, pero siempre con ese tono efusivo del organizador. Cayó Pérez Díaz, rubio, casi rojo, con ojos muy vivos, también bromista y alegre, que durante la comida toma dos refrescos de limón. Es la sed de un día de parapeto, concentrada allí, en el gran vaso turbio, que el apura como una bebida de dioses. Severino Velasco, siempre al lado de mi hijo, también vivo, ágil, decidor... Mi hijo le ha hecho una caricatura que ha enviado a su padre, el alcalde de San Miguel de Arroyo. ¡Cómo llega a mí hoy el recuerdo de estos muchachos, todos ellos, en un instante, ofrecidos íntegramente a España! En cuanto llegamos y preguntamos por él, todos le conocían, y se oyeron gritos por las calles pendientes, por los portales oscuros, por los pasadizos en penumbra...-¡Manolo! ¡Manolo!.

Murió como correspondía a su entusiasmo, a su fe, a su generosidad. En el sillín de su ametralladora y con un tiro en el pecho, cerca del corazón. A su lado, Gregorio Sanz, el servidor de su máquina, no sólo recogió su cuerpo antes de morir, sino su silueta moral. Cierra los puños cuando lo cuenta y se le llenan los ojos de lágrimas.

¿Y porqué iba a ser yo un español privilegiado, libre de este gran sacrificio de juventud? Y habla en el dolor mi egoísmo cargado de recuerdos, de nostalgias, de evocaciones de niñez, de adolescencia...y ahí se para, porque Manolo era un niño que se aupaba un poco para parecer adolescente. Intentó dejarse la barba por coquetería de combatiente, y no le podía crecer sino a corros...Pero todo es puro egoísmo en el dolor, porque bien considerado, Manolo y sus amigos murieron como ellos querían morir.

Tenían fe, fe en las raices del alma, fe en Dios y fe en España. Se creían ungidos de una misión providencial, y cada uno se consideraba un elegido, como un predestinado...No ambicionaban nada, ni pedían nada, a cambio de su sacrificio y su heroísmo...Han muerto con la mirada en Dios y han ganado el cielo de un salto.

Yo me he pasado treinta años de mi vida escribiendo cada día, y en España y fuera de España no he hecho sino exaltar las virtudes, los hombres, la historia, el arte, la unidad de mi país. Aún hoy, en mi dolor, el oficio me arrastra sobre las cuartillas para amasar la tinta con las lágrimas. ¡Pobre oficio y pobre instrumento la pluma! mi hijo pequeño, a los diez y nueve años, en un solo minuto, ha escrito con su sangre una página que yo no seré capaz de escribir nunca."

Traigo estas hermosas palabras del padre que ha visto derramar la sangre de su hijo por un fin superior, sin resentimientos, en el convencimiento del deber cumplido para alcanzar el más alto ideal, el mismo día que un sujeto le ha montado un sarao a su padre asesino, uno más, y a aquellos que, salidos de todas las cloacas de Europa y América, vinieron a someter a España bajo el yugo de Stalin en ese lupanar, cuyo destino no puede ser otro que ser arrasado hasta los cimientos, que es la Complutense de Madrid.


¡ARRIBA ESPAÑA!

lunes, 17 de octubre de 2011

LAS TROPAS FLECHAS NEGRAS



Las tropas Flechas Negras en la guerra de España es el título del libro que Sandro Piazzoni escribió sobre la Brigada Mixta y después División que tuvo el honor de formar y mandar con voluntarios italianos, falangistas y soldados españoles durante la Guerra Civil española.

El libro fue editado creo que en el año 41 por la editorial Juventud y hoy era prácticamente inencontrable. Afortunadamente, la Editorial Nueva República ha hecho posible que tengamos en las manos el relato en primera persona del artífice y conductor de una de las mejores unidades del bando nacional durante la última contienda civil, poniendo punto final a una búsqueda de años por mi parte sin resultado alguno.

En enero de 1937 se crea la Brigada en Badajoz, tomando como lema "Agredir para vencer". A primeros de marzo la Brigada estaba preparada para entrar en acción. Tras una breve estancia en el frente de Madrid la unidad es trasladada al frente de Vizcaya donde toma parte en la toma de Bilbao, siendo la primera unidad que pone pie en la provincia de Santander, tomando Ontón, laredo, Colindres, Limpias, Santoña, donde tomó 20.000 prisioneros vascos, hasta llegar a Solares, bajo las órdenes del General Dávila.

Desde aquí fue trasladada al frente de Zaragoza, en defensiva, participando después en la Batalla del Ebro, siempre presionando al enemigo, persiguiéndole hasta su derrota. Sin solución de continuidad participa en la campña de Levante, frente de Segorbe y por fin en la Batalla por Cataluña; para ésta última el mando de la División lo había asumido el Coronel Valentín Babini, que anteriormente había mandado el agrupamiento de carros. Para entonces los batallones llevaban los nombres de sus acciones más sonadas, Bermeo, Santoña, Laredo, etc.

Desde Rocco Mammone, primer caído en Badajoz a raíz de un bombardeo, hasta el final de la guerra, los Flechas Negras tuvieron 837 muertos y 4269 heridos obteniendo 3 Medallas de Oro, 152 de Plata, 198 de Bronce, 89 Cruces al Valor Militar, 4 Promociones por Mérito de Guerra, 114 Cruces de Guerra y 582 Cruces Rojas, además de la Medalla Militar Colectiva al 1º Batallón del 1º Regimiento "Monte Jata". Por su parte la División consiguió el siguiente botín de guerra: 53 piezas de artillería, 204 ametralladoras, 384 fusiles ametralladoras, 32985 fusiles, 93 morteros, 14 tanques, 8 autos blindados, 5 aviones, 15 motores de aviación, una enorme cantidad de municiones, víveres y carburantes además de 42.174 prisioneros.

En definitiva, una lectura obligada para comprender en sus justos términos la impagable ayuda que los camaradas fascistas italianos prestaron a España en su Cruzada codo con codo con sus hermanos de armas españoles y que gracias a Nueva República vuelve a ver la luz.

viernes, 14 de octubre de 2011

EL SEPARATISMO SEGUN FRANCISCO DE COSSIO


Francisco de Cossio, hermano de José María de Cossío, además de su obra literaria y periodística fue un buen cronista de la guerra civil. Sin entrar a aportar más datos biográficos, fáciles de encontrar, paso directamente a reproducir lo que este gran autor, tan vinculado a La Montaña, opinaba sobre el nacionalismo y separatismo vasco allá por 1937; pensamientos recogidos en su obra "GUERRA DE SALVACION. Del Frente de Madrid al de Vizcaya."

"...al fin entramos en la ciudad de los Fueros, ya libre del cañón enemigo, pero a la que llegan claros, isóronos los estampidos secos de los "pacos". Por Guernica, lo que ha pasado no es la guerra, sino el terremoto. Es inconcebible esta destrucción que, indudablemente, obedece a una técnica roja, a la que sin duda se prestaron como coadyuvantes los nacionalistas vascos. la casa de los Fueros y el árbol histórico es lo único intacto que ha quedado en Guernica. Penetramos en el parque con la compañía de uno de los Requetés que la guardan. Cualquier caserío de estas montañas y cuaquier roble de estos barrancos tienen más fuerza de historia y tradición que esta casa y este árbol. todo ello con el aspecto de una falsificación de un pastiche mediocre. Frente al nuevo árbol, una ridícula copia del partenón, y el tronco embadurnado de brea también entre columnas griegas de similor. Y en cuanto a la famosa sala de Juntas, la caricatura de un parlamento on un altar al fondo, en el que sonríe una Vírgen de talla, de escuela castellana. Todo eso no tiene sabor de Historia, y así es comprensible que las escenas históricas de este lugar las mixtificase y prostituyese el separatismo. Digámoslo sin rodeos, este lugar que últimamente rindió honores a Prieto y a Companys, parece construido por unos nuevos ricos de la Historia. ¿Qué hubiesen hecho con un castillo como el de Peñafiel y con un Archivo como el de Simancas?
No, la tradición y la historia de un pueblo no puede guardarse en el lugar donde se ha perpetrado una traición. la historia de Vizcaya y de España palpitan juntas en este mar y en este paisaje. Y en estos robles jóvenes que renuevan en estos momentos las viejas empresas de Unidad."

"...El separatismo es cosa nueva, una cosa de ayer. El separatismo es un fenómeno antitradicional que no implica otra cosa sino un pecado de soberbia. No era separatista Vizcaya cuando Don Diego López de Haro, señor de Vizcaya con apellido bien castellano, solicita y recibe de D. Fernando IV de Castilla algunas franquicias para sus mercaderes; no lo era tampoco cuando Doña maría la Buena consigue nuevos privilegios; no lo era cuando en la persona de D. Juan III se une al Reino de Castilla el Señorío de Vizcaya; no lo era tampoco cuando D. Juan II acaba con las disensiones entre las dos ciudades que separa la ría cambiándolas de nombre; ni cuando los vizcainos se suman a las empresas de colonización y conquista...Y así siguen durante toda la historia de España los Fueros, privilegios y mercedes que todos los reyes, sin excepción, conceden a Vizcaya...¿Qué ha pasado aquí? Aquí ha pasado simplemente una ola de vanidad y pedantería. Don Sabino Arana y su escuela estaba constituída por hombres que empezaban por ignorar la historia y aún el idioma de su tierra. Porque el vascuence, hay que confesarlo, no lo hablan sino las clases populares y, en caso, los curas que proceden del pueblo.

Al visitar yo las oficinas de la Presidencia en el Hotel Carlton, observé que todos los documentos, órdenes, propagandas y periódicos, con muy pocas excepciones, estaban redactados en castellano. De tarde en tarde, por despistar, alguna palabra en vasco, pero tan clara que yo mismo la entendía.

Bajando por las escalerillas del puente de Isabel II esta tarde, vi cómo una muchacha hablaba con otra a larga distancia en vasco. Pasó por su lado un falangista y dijo:-Señorita, hay que hablar para que todos nos entendamos- ¡Qué profunda verdad! Hay que hablar para que todos nos entendamos, y los separatistas la misión principal que han cumplido es la de confundir las lenguas y con las lenguas las ideas.

Hay que esperar a que estas gentes de Bilbao salgan de su estupor, y, entonces, yo estoy seguro que se darán cuenta del error en que han vivido, o, aún mejor, del error en que les han tenido. De éstos, de los criminales conductores, se han marchado casi todospero en Bilbao queda aún la enfermedad que ha producido su veneno..."

martes, 11 de octubre de 2011

GODOFREDO ¡PRESENTE!


Acabo de enterarme del fallecimiento de José Sáez Carrasco, conocido popularmente como Godofredo. A pesar de su avanzada edad mostraba una gran energía hasta que una traicionera enfermedad se cebó en su cuerpo no hace mucho tiempo, lo que imposibilitó su presencia en el último 18 de julio y el último aniversario de la Liberación de Santander celebrados en nuestra ciudad. Aún así, la noticia me ha cogido por sorpresa ya que no sabía que su mal estuviese tan avanzado. Aún recuerdo su presencia el pasado 20N en Madrid, como era habitual.

Pepe cargó con la organización de todos los actos patrióticos hasta el final de sus días, esos actos a los que cada vez acudía menos gente, unos por imperativos biológicos y otros porque es más cómodo unirse al rebaño que apartarse de él. Pepe va a reunirse con su amado Caudillo, no me cabe duda, y aquí quedamos el resto para recoger su testigo o para merecer el vilipendio de abandonar una misión sagrada.

Ha querido Dios que su hijo falleciera un 11 de octubre y así recibir cristiana sepultura nada menos que el día de la Hispanidad, el día que se conmemora la Fiesta nacional de su amada España.

JOSE SAEZ CARRASCO ¡PRESENTE!

miércoles, 5 de octubre de 2011

DIEGO MARTINEZ BARRIO: EL GENIO DE LA REPUBLICA


El gran Diego Martínez Barrio, el ministro de casi todo, el presidente de casi todo, el pobre de solemnidad, como vende en sus memorias, con biografías tan bondadosas y edulcoradas como la recogida en la Wikipedia, donde su responsabilidad por acción y colaboración en los distintos gobiernos republicanos, rematado en el criminal gobierno frentepopulista, brilla por su ausencia.
Pero si Don Diego se caracterizó por algo, que a la postre es la clave de toda su actuación contra España y los españoles, fue por haber alcanzado el grado de Gran Maestro del Gran Oriente Español, o sea, masón masonazo; a partir de aquí todo encaja, todo adquiere sentido.
Pero dejando de lado las andanzas de tan siniestro sujeto veamos cómo la irónica prensa falangista retrataba al fulano en 1934:
"¡Martínez Barrio está subiendo!, dicen los parlamentarios en el Congreso, en sus tertulias que frecuentan en el seno de sus respectivas familias.
Pues señor, nadie se había enterado, ni nadie sabe exactamente, por qué esto se está produciendo.
Parece que el señor Martínez Barrio ha pronunciado dos grandes discursos en el Parlamento. ¿Qué ha dicho? pues esto: que había previsto la última intentona del anarco-sindicalista; que hubo más de cien muertos, entre autoridades y revoltosos y que la represión fue muy tibia, muy razonable, con un perfecto conocimiento de lo que es la medida. ¿Es poca cosa dirán ustedes? Bien; Martínez Barrio está subiendo y ya tenemos la segunda revelación de la República. La primera revelación fue, como todo el mundo sabe, el señor Azaña, el de Casas Viejas. No podemos vivir sin una revelación anual, al menos.
Y, esto en las revelaciones sucede por una razón muy sencilla. Ahora, cuando el público ve que sale un político y anda como suelen andar las personas, habla como suelen hablar los hombres, come sopa con la cuchara y es, en una palabra, un hombre como los demás. La gente dice:
-¿Han visto ustedes qué revelación? ¡Es enorme lo que estamos viendo! ¡Qué político! ¡Qué inteligencia, cómo se está haciendo!
-la revelación última, pues sabe incluso dar una conferencia. (Como no ignoran ustedes, en España no se han dado nunca conferencias). Y bien: el señor Martínez Barrio ha dado una conferencia magnífica, que ha sido aplaudidísima.
- ¿Qué ha dicho?
- Pues cosas de este calibre: ¡que la República no ha de destruir, sino de construir! ¡Qué profundidad! ¡Qué buen sentido! ¡pues qué creían ustedes de la agudeza política del señor Barrio? ha dicho, además, que hay que restablecer la confianza, que no pueden hacerse las cosas sin ton ni son y que los partidos han de definirse...Todo esto, como ve el lector, es de una novedad deslumbrante y se ha necesitado la venida al mundo de Don Diego para que se descubriera y pusiera de manifiesto. Algunos elementos que asistían a la conferencia no pudieron contenerse. ¡Qué grande eres, Diego!, dijeron.
Pues así está todo. ¿nos hemos de sorprender? Cuando los creadores de un sistema han tenido que echar mano durante dos años de un hombre como Marcelino Domingo y han llegado a hacer creer al pueblo que era un gran hombre, está, nos parece, todo dicho. Luego nos encontramos que la revelación era Azaña, por aquello de que somos heredo-históricos, que es algo tan funesto como ser heredo-sifilíticos. Y ahora, la revelación se llama don Diego Martínez Barrio, que ha demostrado saber, y así lo ha dicho, que en España hay el poder moderador, el poder legislativo y el poder ejecutivo, y además que la República no ha de destruir sino de construir...
la sensibilidad política ha descendido tanto, está tan abotargado el pueblo español, que un buen día saldrá alguien con algún enorme lugar común bajo el brazo y nos parecerá un genio. Aquel día descubriremos la pólvora sin saberlo y al inventor lo propondremos para la academia de ciencias."

martes, 27 de septiembre de 2011

SIGUE SIN PASAR EL TIEMPO...


Tras presentarse en enero del 34 una proposición de ley contra el paro por parte de Acción Popular Agraria, se pudo conocer la supuesta posición de los socialistas por boca del señor Besteiro, reputada figura de la cosa socialista española y, como no podía ser de otro modo, así le fue.

Señalaba Besteiro la necesidad de seguir una política económica y financiera en orden a que el capital tuviera medios de emplearse en el fomento de la riqueza nacional. Al miedo al descenso del valor de la moneda y la inflación le sigue consecuentemente la dificultad para facilitar que los bancos presten dinero a bajo precio y, por tanto, es imposible que la riqueza circule y que la industria tenga iniciativa. Según D. Julián hacía falta una política de rebaja del interés capital.
Para Besteiro la crisis no era cíclica sino permanente y que sólo se podría superar con una transformación completa de la estructura económica de los pueblos. Para ello tendrían que introducir en la vida económica de los pueblos principios socialistas, eliminando a la vez el estímulo del interés privado.

Por tanto, para el socialista se plantean dos cuestiones contrarias, la segunda de ellas, la transformación económica de los pueblos no se ha dado nunca mientras han gobernado.
Prieto, Don Inda, socialista de `personalidad exuberante y exponente del refrán español: “Hombre al que guste vestir lo precioso, comer lo sabroso y gozar lo deleitoso”, no siguió la política propugnada por su compañero cuando fue Ministro de Hacienda en el primer gobierno republicano, es decir, cuando la ilusión era un valor fundamental emocionalmente. Si Besteiro propugnaba una política económica de coraje, valor, iniciativa, sin locuras ni fantasías, Don Inda prefirió hablar con Bancos y banqueros; apostó por estabilizar la peseta aunque, como reconocía, ni siquiera sabía qué significaba eso aunque sí que le sonaba mal, frenó las cantidades que podían generar riqueza mientras no se opuso al aumento de la burocracia y apoyó presupuestos con déficit y dedicado a gastos de personal encuadrado en organismos que por no estar dotados o ser mal dirigidos suponían un gasto totalmente ineficaz.
Se crearon rentistas y el cupón absorbió la casi totalidad del ahorro nacional. Se subió el interés del dinero, o sea, se aumentó el valor de obligación tirando por los suelos el de producción, quedando el Estado Español bajo las garras del dinero organizado y anónimo.
En definitiva, una política que no era socialista pero sí “de los socialistas”, como decía Besteiro, “la miseria para todos y la de la clase trabajadora especialmente”.
Frente a todo ello, Falange Española no pretendió mantener el statu quo económico y social con medidas coercitivas, por un procedimiento fascista, mussoliniano o hitleriano, o por un fascismo desvanecido o desvaído; tampoco se propugnó la revolución del puñetazo y la pistola. Se trata de ir a una resolución mucho más honda y trascendental tanto en la parte moral de los hombres como en la política económica, aunque no se enterasen de ello los dirigentes socialistas ni dejen que se enteren sus masas.

Y 77 años después los socialistas están en lo mismo, han llevado al Estado a lo mismo, a la clase media a la ruina y ni siquiera hay un Besteiro en todo el PSOE que sea capaz de dar un puñetazo que haga temblar los cimientos de esa carcunda y la envíe al vertedero de la historia que es el lugar que le corresponde. El hecho de que esta secta pueda dominar la voluntad de un mínimo de siete millones de españoles, hagan lo que hagan, y lo hacen, da la medida de hasta qué punto está enferma la sociedad española.

Información extraída del semanario FE.

domingo, 18 de septiembre de 2011

LA PRENSA ROJA


Ah! La prensa roja. Siempre ejemplar, siempre fidedigna, siempre mesurada, crisol de virtudes en definitiva.

Dejando aparte los actuales templos de la verdad como son El País o el panfletario Público, verdadero órgano de expresión equilibrado en defensa de la libertad y la democracia, son sus antepasados los que podemos considerar hoy una delicia para el disfrute de las mentes abiertas y preclaras.

Aquel Heraldo, aquel Claridad, aquel Ahora, aquel Política, Juventud, El Liberal, ABC, subtitulado a sí mismo como “Diario Republicano de Izquierdas” después de la incautación, para terminar en los serenísimos y muy comedidos El Socialista o Mundo Obrero provocan en el lector que tiene la fortuna de hacerse con alguno de sus ejemplares de época la hilaridad superadas, después de 75 años, las náuseas que sus contenidos podían provocar en sus contemporáneos no inoculados del virus comunista, masónico y antiespañol.

Aquella prensa que pretendía retratar la normalidad en el Madrid republicano cercado, que anunciaba las confiscaciones de víveres para alimentar una ciudad que padecía hambre; aquel Madrid en cuyos frentes se iban consiguiendo victorias, incluso en las retiradas mientras se iba caminando hacia la catastrófica derrota.

Prensa que retrataba la actuación de aquellos perversos tribunales populares mucho antes de que se crearan oficialmente por decreto de 7 de octubre del 36.
Prensa que recogía las hazañas de aquellos retaguardistas que amparados por las leyes democráticas se dedicaban impunemente al registro, la detención y el saqueo arbitrarios. Detenciones que acabaron muchas veces en asesinatos al pairo de la impunidad miliciana. Junto a las astracanadas de aquel enorme inútil para la guerra que fue el Coronel Mangada, cuya hoja de servicios apenas va más allá de la requisa en los pueblos de la Sierra y que ostenta el dudoso honor de ser quizá el militar rojo que más derrotas cosechó durante la Cruzada, podíamos leer también las laboriosas actuaciones del camarada García Atadell, el compañero Bravo de la brigada de investigación de Hospital-Inclusa, el diligente Federico manzano del grupo de investigación del Frente Popular de Funcionarios, la dirigida por el “señor” Méndez, la Escuadrilla del Amanecer, la brigada de investigación de la Federación de Juventudes Socialistas, la de la Agrupación Socialista, la brigada del Comisario Antonio Lino y tantos otros indeseables que tan bien reflejan el espíritu del socialismo “democrático”.

Orgullosamente la prensa relataba las actuaciones de estos facinerosos dando cuenta de la incautación de objetos tan peligrosos como banderas de la monarquía o documentos monárquicos en casas de quien había sido ministro de Alfonso XIII junto a arsenales de armas en casas cuyos dueños habían tenido la fortuna de escapar de la ratonera que era Madrid y por supuesto cualquier valor, ya fuese en forma de dinero, acciones, joyas o elementos artísticos. La prensa roja retrataba sin pudor la afición favorita de la España roja, defensora de la libertad y la democracia, el saqueo, el robo y el pillaje.

La prensa roja, que constantemente alentaba al populacho a tomar las armas y acudir al frente con más grandilocuencia que razones, con más demagogia que verdades, impulsaba a aquellos indisciplinados idiotas carentes de cualquier formación militar a acudir al sacrificio mientras ellos en la retaguardia se guardaban de exponerse y cantaban las hazañas de brutales asesinos. Como dijo Millán Astral: “...ahí mismo lo tenéis en la España roja. Vedlo. Comprobad cómo os mandan los rusos militares que ahora os tiranizan. Mirad cómo os mandan a la muerte. Mirad cómo os fusilan por la espalda, si vaciláis o retrocedéis en el combate. Pues yo os juro, anarquistas españoles, os juro por mi honor, ¡que nosotros no hemos hecho, ni lo haremos, fuego sobre nuestros propios soldados! Los nuestros van a la batalla. Vosotros vais a la muerte.”

domingo, 11 de septiembre de 2011

ENRIQUE HERRERA ORIA


Enrique Herrera Oria fue sacerdote jesuíta, hermano del que fuera fundador de la Asociación Católica Nacional de Propagandistas y de la Editora Católica, Obispo de Málaga y Cardenal, Angel Herrera Oria. Autor de obras como España es mi madre, obra predilecta de la progresía antiespañola, voy a referirme a una titulada Los cautivos de Vizcaya, donde relata su paso durante cuatro meses por la cárcel de Bilbao tras su huída de la Santander roja. Por supuesto estas obras no son citadas en el apartado biográfico que le dedica la Sociedad Cántabra de Escritores.

Halló el inicio de la Guerra Civil a Enrique Herrera en Santander de casualidad, impartiendo un curso de Historia de la Educación en el recientemente construído Colegio de las Esclavas. Aquí se reunió con su hermano Manuel. Refiere como fue posible el uso de la sotana hasta aproximadamente el 11 de agosto, donde la radicalización de las autoridades republicanas y la chusma que las apoyaban hizo aconsejable la ocultación. Comienzan las sacas y paseos hasta Cabo Mayor, caen el Presidente de la Juventud de Acción Popular, señor Canales y el portero del Hotel Ignacia de El Sardinero entre otros. Aquí recibió la noticia de la muerte de su apreciado y querido Onésimo Redondo, Caudillo de Castilla. Recuerda escenas como la del Club Marítimo, recién construido entonces y que en la actualidad suele verse engalanado con la enseña nacional cuando la ocasión lo merece, luciendo la enseña roja de la antipatria; la entrada del Koln en el puerto de Santander; las gestiones ante su primo, Modesto Piñeiro, cónsul del Perú para su intercesión ante el cónsul británico que supuso la salvación de los jesuítas de Comillas. La vista fatídica del Alfonso Pérez; el conocimiento de los asesinatos diarios de conocidos, hombres de iglesia y de la política y sociedad cuyo pecado era el de creer en Dios.

La situación hizo que tomase la decisión de huir hacia Francia formando parte de un grupo que a bordo de una gasolinera pretendía llegar desde Puertochico a San Sebastián. No siendo posible marchó junto a su hermano a Bilbao con el propósito de poder salir de territorio republicano siendo, tras muchas peripecias, detenido, tomado declaración y encerrado en la cárcel de Larrínaga, donde pasó cuatro meses hasta la Liberación de Bilbao, tras sufrir el trato humillante que caracterizaba a los guardianes rojos, frente al más humanitario de los gudaris y del Director del Penal, Sr. Charterina, hombre justo y de honradez acrisolada, sin cuya acción positiva los reclusos de Larrínaga hubieran sido asesinados por la horda roja junto a la que tenían que convivir por obra y gracia de unos dirigentes nacionalistas que prefirieron los réditos políticos que esperaban conseguir de los carroñeros de la hoz y el martillo frente a sus hermanos en la fe.

Para terminar quisiera referir el episodio que dedica a un joven falangista de 26 años de nombre Arturo García Suárez, condenado a muerte al que confortó espiritualmente en sus últimos momentos. Tanto el padre herrera como su hermano Manuel, el capitán Presilla o el Marqués de Santa Lucía, compañeros de presidio, le pidieron una dedicatoria para su Kempis. He aquí alguna de ellas:

"Nunca olvide en sus oraciones al que hoy ha de morir, que a ellas se encomienda".

"Recibamos cuanto quiera Dios enviarnos, que es lo que nos conviene, aunque a veces nos parezca duro".

"Morir por España no es morir, que es ganar la gloria que Dios nos tiene prometida. Ruega por mí que yo no me olvidaré de tí".

"Trabajad por el engrandecimiento de España y ajustad vuestra vida a las enseñanzas de Cristo, y veréis qué contento se muere".

Tras recibir el sacramento de la Eucaristía en la celda es trasladado al cementerio de Derio para ser asesinado. Con entereza, con sendos crucifijos, sin pañuelo en los ojos y con el brazo extendido recibió la descarga que no acabó con su vida necesitando ser rematado en el suelo de tres tiros más, todo ello ante unos cien espectadores que acabaron impresionados.

El 10 de octubre de 1937 Herrera se encuentra otra vez en Santander donde acude a Cabo Mayor junto a miles de fieles para asistir a la misa que se celebra en lugar donde la milicianada cometió sus peores fechorías en memoria de los mártires de la Montaña. Al terminar el General López Pinto se dirige a los asistentes. A las ocho de la tarde la gente serpentea por las praderas colindantes siguiendo las cruces que conforman las estaciones del Vía Crucis que los mártires recorrieron para llegar al monte Calvario de Cabo Mayor.

martes, 6 de septiembre de 2011

FRANCISCO DE PAULA SAMPOL CORTES ¡PRESENTE!



La muerte le ha traído a nuestras filas. Aunque no perteneciera a las falanges españolas su sangre ha escrito sobre el suelo de España su cédula de inscripción; su sangre que ha gritado la traicionera y asesina barbarie de los que laboran por socavar a nuestra España.



Francisco de paula Sampol Cortés, como tantos otros a quienes la agonía de estas jornadas entrecortó el aliento, está escribiendo con rojas letras la historia de España. Por eso vivirá siempre entre nosotros y para nosotros.



La tierra española le recibió en el instante de su mejor ensueño, haciendo rojo barro con la vena de su herida. la voz de nuestras falanges, la voz de España, al oir enunciar su nombre, tanto en las horas trabajosas y anhelantes de la lucha, como en las alegres jornadas triunfales, tan sólo responderá con un solo grito breve y enérgico ¡PRESENTE!






Palabras de José Antonio en el entierro del que fuera asesinado por la espalda por el delito de comprar un periódico de Falange por los defensores de la libertad y la democracia.

sábado, 27 de agosto de 2011

OSWALD MOSLEY. UNA OPINION DE UN FASCISTA INGLES



El conocido fascista inglés, Oswald Mosley, fascista porque, entre otras cosas, así se reconocía así mismo, siempre mostró un enorme amor por su patria, lo que no fue óbice para que tratara de evitar por todos los medios que su país se viese arrastrado a un conflicto con la Alemania nazi que, como demostró el paso del tiempo, supuso la liquidación del Imperio Británico. Con todo las órdenes que tenían los miembros de su partido era la de evitar que cualquier potencia extranjera pusiese su pie en Gran Bretaña; eso no evitó que fuera encarcelado por los exquisitos defensores de la democracia sin cargos ni proceso. Mosley evolucionó en la Posguerra hacia posiciones europeístas en las que propugnaba la Europa nación, con planteamientos perfectamente asumibles en algunos aspectos y demasiado utópicos y quizá contraproducentes en otros.



Mosley fue entrevistado en marzo del 72 para el programa de la televisión americana Firing line que estuvo 34 años en pantalla hasta 1999 por William F. Buckley Jr. Entre una serie de distintas cuestiones, Mosley fue preguntado por estados que en aquel momento eran considerados "fascistas", en concreto sobre si en su opinión España, la de aquel momento, era un estado fascista. Esta fue su respuesta:



"No. Diría que el fascismo en España murió con un viejo amigo mío, que me visitó en londres en los años 30, Primo de Rivera, hijo del famoso Primer Ministro, y asesinado por los comunistas en prisión justo al inicio de la Guerra Civil. Y Franco, desde luego, era un soldado. se trató de un golpe de estado, y cuando ganó la guerra civil estableció un sistema militar. Es un gran equilibrista, un hombre que sabe balancearse entre el Ejército, la Iglesia, los intereses agrícolas, muy poderosos, los industriales y los... falangistas -interviene Buckley- Falangistas. Falange, sí, fundada por Primo (de Rivera) y liderada, en gran parte, por su hermana y otra gente. Pero no por Franco, al que nadie puede llamar, creo, fascista."

lunes, 22 de agosto de 2011

LOS "REVOLUCIONARIOS SOCIALISTAS", NO PASA EL TIEMPO




"Otra vez, en bárbara lucha, han caídos muertos a tiros, de uno y otro bando, hijos del pueblo.




Si el movimiento revolucionario hubiera triunfado, habrían salido a última hora de sus escondrijos los cabecillas ocultos y habrían recabado para sí los honores, el mando y los sueldos magníficos. mientras tanto, las viudas y los huérfanos de los hombres del pueblo muertos en las calles, (obreros y guardias), enfermarían de hambre en sus tugurios sin que nadie se acordase de ellos.




Como el movimiento revolucionario ha sido vencido, muchos obreros sufrirán pensa duras y justas por haber hecho frente a la autoridad, por haber incendiado y destruido con bombas, por haber asesinado monstruosamente a sus hermanos. mientras tanto, los cabecillas, que siempre disponen de dinero y oportunidad, para ponerse a salvo, aguardarán a otra ocasión en que jugar con la sangre proletaria.




¡Obreros! ¡No permitáis que dure un día más este criminal negocio con vuestras vidas! ¡No os fiéis más de los que dicen amaros para encaramarse sobre vuestros hombros! ¡Repudiad a los que os llenan de odio para dejaros luego en la estacada! ¡Pensad en que mientras ellos ganan comodidades, fama y poder, vosotros sois siempre los llamados a presentar el pecho en las calles para carne de ametralladoras!"

74 ANIVERSARIO DE LA LIBERACION DE SANTANDER



Un año más aquellos que tienen memoria, que conocen la historia, que mantienen un atisbo de decencia y que tienen al honor como un valor sin el que es imposible vivir con dignidad, podrán participar de los tradicionales actos que con motivo de la Liberación de Santander por las tropas nacionales se celebrarán el próximo 26 de agosto. 74 años después de que las tropas de Camilo Alonso Vega, junto a los camaradas italianos del CTV, pusieran fin al período más negro de la historia de nuestra provincia es nuestro deber mantener vivo su recuerdo y nuestro eterno agradecimiento.



A las 19:30 horas se celebrará la tradicional misa en la capilla del Santísimo Cristo para a continuación proceder a la ofrenda de coronas ante la Cruz de los Caídos y finalizar con un homenaje a la bandera.



Si como montañeses es un honor, como españoles es un deber la participación en estos actos.

miércoles, 10 de agosto de 2011

SIN COMPLEJOS NI DISCULPAS



En el mundo hay tres Internacionales: la "comunista", que desea la destrucción de Europa en una avalancha oriental, bárbara y de masas absolutas (Moscú). La "socialdemocracia", que desea el predominio de las potencias puramente capitalistas (Ginebra). y la "fascista", que desea el triunfo de la Justicia en el mundo, integrando Capital y Trabajo en una paz armónica y creadora (Roma).



La comunista va con sus leyes tiránicas en contra de la libertad del trabajador, ya que todo lo absorve el Estado, convirtiéndose en el patrono más intransigente.



la socialdemocracia, al apoyar resueltamente al capitalismo, poco beneficio puede reportar a la clase humilde.



El Fascismo hermana al Capital y al Trabajo dando al obrero y al patrono todas sus consideraciones.



El fascismo no es de derechas ni de izquierdas, pues al ir hermanados Capital y Trabajo es un movimiento nacional sin política alguna. Caben derechas e izquierdas, colaboradoras en el bienestar social, lejos de los ruinosos procedimientos internacionales socialistas.



Falange Española no quiere imitar ningún movimiento extranjero. Quiere extraer los valores universales del fascismo para aplicarlos a la vital realidad española y hacerla reaccionar según su propio genio. por eso va contra el capitalismo y contra el socialismo. Contra la socialdemocracia y contra el "soviet". Contra lo uno y lo otro.






El fascismo es la superación de dos tiranías para el obrero: la liberal y la socialista. El capitalismo liberal daba al obrero, en el papel, todas las libertades: no le obligaba a aceptar más condiciones de trabajo que las que libremente quisiera. pero como el capitalista era rico y el obrero era pobre, al cabo era siempre el obrero el llamado a capitular. Los Estados liberales asistieron, impávidos, a las jornadas terribles y a los salarios de hambre.



El socialismo se alzó, con justicia, contra la economía capitalista liberal. pero contra la tiranía de los capitalistas no propugnó más solución que la tiranía de los obreros: la dictadura del proletariado después de la lucha de clases.



Capitalismo y socialismo son dos soluciones monstruosas: de triunfo de una clase sobre otra clase; de tiranía del vencedor spobre el vencido.



Sólo el fascismo logra la soclución justa: el Estado fascista no es de la clase poderosa ni de la clase proletaria: es de todos; por eso protege, con maneras resueltas, el interés de todos. No da al obrero lo justo como botín de victoria ni como dádiva humillante: se lo da porque es justo, sin regateos, de una vez. Así en Italia y Alemania ha ascendido el trabajo a primera dignidad civil. hay trabajo para todos y todos trabajan. no hay zánganos de lujo. Los sindicatos obreros son piezas directas de la arquitectura del Estado, sin partidos políticos intermedios, que sólo sirven para encaramar sobre los hombros de los obreros a unos cuantos felices enchufistas.

viernes, 5 de agosto de 2011

ALBIÑANA Y LA REPUBLICA



Ochenta años después, releer las obras del Doctor y abogado, José María Albiñana, Jefe del Partido Nacionalista Español, no es sólo un soplo de aire limpio en tiempos de fango y lupanares, sino uno de los mejores retratos para comprender las postrimerías de la Dictadura de Primo de Rivera, la caída de la Monarquía y el nacimiento y primeros años de la aberración republicana. Con un estilo directo pero aliñado con un gran sentido del humor y sazonado de limpio y puro patriotismo, Albiñana, derechista convicto y confeso no dejó de denunciar la cicatería, la cobardía y la traición de las fuerzas derechistas, incapaces de ponerse de acuerdo en aras del interés nacional; esas fuerzas a las que ya instaba a formar una "falange" que liberase España de la "hiena" entre cuyas fauces se desangraba. Patriotismo contra masonería y judaísmo, nacionalmente indignos y apátridas. Unión para dar la batalla a socialismo, comunismo y anarquismo que embrutecen al trabajador hasta llevarlo a la desesperación y hambre. Así lo expresó en el Teatro de la Comedia, año y medio antes de que en el mismo lugar se fundara oficialmente la verdadera Falange de España.



Las cuatro obras principales del Doctor Albiñana nos hacen comprobar que ochenta años después no ha cambiado absolutamente nada, que en España parece que el tiempo no pasa, que los arrastrados del ayer y descendientes de los privilegiados son los jerifaltes y explotadores de hoy.



Por supuesto estas obras no han sido reeditadas pero pueden conseguirse en las librerías de viejo y garantizo que no tienen desperdicio.



1930. Los cuervos sobre la tumba. Después de la Dictadura. En esta obra incluye el atículo La hora de los enanos de José Antonio como noble tributo de amor filial y que sintetiza el contenido de la obra.



1931. Prisionero de la República. Albiñana como preso gubernativo a pesar de ser decretada su libertad por el poder judicial en distintas ocasiones. Impagables retratos de acrisolado republicanos como Don Niceto, Galarza, Prieto y otros.



1933. España bajo la dictadura republicana. Retrato atinadísimo del primer año de república y su grado de putrefacción. Acertada disección de la estafa republicana.



1933. Confinado en las Hurdes. Una víctima de la inquisición republicana. La República como Inquisición, pero sin garantías de defensa.



Como decía, merece la pena acercarse a una figura destacada de un período de España en el que sus mejores fueron vilmente asesinados por un sistema aberrante y apátrida; desde las dedicatorias a los epílogos pasando por los prólogos, no tienen desperdicio.

martes, 19 de julio de 2011

18 DE JULIO. LA COLUMNA CASTEJON



Antonio Castejón Espinosa nació un 11 de junio de 1896 en Manila, España por aquel entonces, hijo de militar y portador de las mismas esencias castrenses que grande hicieron España a lo largo de su historia. Forjada su incipiente vida militar en Africa, ya comandante obtuvo el mando de la quinta bandera del Tercio siendo habilitado a Teniente Coronel, a efectos de mando que no de empleo, tras la victoria de Talavera, habida cuenta que los militares nacionales renunciaron previamente a ascensos por méritos de guerra durante la campaña.



Con una treintena de legionarios de la quinta bandera cruzó el Estrecho el mismo 19 de julio de Ceuta a Sevilla, donde a las órdenes de Queipo de LLano aseguró los alrededores de la capital andaluza. Con sus escasa fuerzas y la colaboración de medio centenar de falangistas, medio centenar más de Requetés y menos de esa cantidad de Guardias Civiles libera Triana y con una compañía incompleta y parecidas fuerzas de voluntarios pacifica el Barrio de la Macarena. A partir de aquí, Castejón gana para España Alcalá de Guadaira, Castilleja de la Cuesta, Valenciana, Castilleja de Guzmán, Camas, el Arahal, Morón, Sanlúcar la mayor, Manzanilla, Villalta del Alcor, La Palma, Ecija, Osuna, Aguadulce, Estepa, La Roda, Casariche, Herrera, Puente Genil, El Ronquillo, Santa Olalla, ya en Extremadura Monesterio, Llerena, Fuente de Cantos, Zafra, Los Santos, Villafranca de los Barros, Almendralejo, Torremejía, Mérida, Talavera La Real, Badajoz, Santa Amalia, Miajadas, Trujillo liberando el Monasterio de Guadalupe, Jaraicejo, Almaraz, Belvís, Peraleda en la raya de Toledo, Oropesa, Valdeverdeja, Puente del Arzobispo, Calera y Chozas, Talavera, que le valió la segunda Medalla Militar, Maqueda, Torrijos, Gerindote, Rielves, Villamiel, Bargas y, por fin, Toledo y su Alcázar, Escalona, Almorox y, ya en Madrid, San Martín de Valdeiglesias, Navas, Chapinería, Sevilla la Nueva, Villaviciosa y Retamares, que fue la acción más dura en palabras del Teniente Coronel y que supuso la llegada de la Columna Castejón a la Casa de Campo en las puertas de la capital roja, donde caería herido en la cadera lo que le supuso su marcha a Sevilla donde convaleció y recibió los honores y el cariño de la capital andaluza.



La fuerza de choque de Castejón partió de Sevilla el 19 de julio y llegó a las puertas de Madrid a primeros de noviembre, en definitiva, tras pacificar los barrios sevillanos, recorrió quinientos kilómetros en tres meses, ganando para España infinidad de pueblos y ciudades, peleando contra fuerzas muy superiores en número y efectivos militares; no hay que olvidar que de los 30 legionarios que pasaron en el primer vuelo, la columna llegó a sumar sus efectivos de la quinta bandera legionaria que sumaban unos dos mil hombres. Así eran los legionarios y regulares que luchaban bajo el mando del Teniente Coronel Yagüe, siendo el comandante Castejón uno de los aventajados.



Sirva un 18 de julio, 75 años después, como homenaje para los que sin dudarlo sobrepusieron el interés y la supervivencia de España y sus mejores hijos a su vida y su carrera.

domingo, 10 de julio de 2011

DESDE SANTURCE A BIZANCIO






De cara al verano solía ser menester desde distintas instancias el recomendar alguna lectura para esos momentos en los que la canícula aconsejaba cobijarse en interiores o solazarse bajo la sombrilla.
Voy a permitirme hacer una recomendación en ese sentido. En este lupanar que tenemos por país, donde lo que realmente vende son el Marca y el Pronto no estaría de más que los integrantes de "la ciudadanía" se ahorraran el importe de unos pocos cubatas y lo emplearan en adquirir un ejemplar de DESDE SANTURCE A BIZANCIO de mi paisano Jesús Laínz.






El autor, que ya ha tratado la infantil enfermedad de los nacionalismos periféricos en otras obras que debieran ser de obligada lectura entre los cinco y los noventa y cinco años, muestra en este ensayo el poder nacionalizador de las palabras como reza en el subtítulo.






Estructurado en dos partes, dedica la primera a lo que han supuesto los nacionalismos europeos y sus consecuencias lingüísticas, ortográficas y toponímicas y la segunda se centra en el aberrante caso de los nacionalismos periféricos y no tan periféricos españoles.






Jesús demuestra y prueba como el idioma es una, y puede que la más importante, herramienta del nacionalismo disgregador en esa obra de ingeniaría social que consiste en llenar el cerebro previamente vaciado de la gente con una sarta de mentiras y verdades a medias que atentan contra la razón y la historia con el fin de justificar una concepción nacional tan falsa como las artimañas usadas con tal fin.






En ocasiones la manipulación en nombres, lugares y palabras es tan burda y grotesca que sólo puede causar vergüenza y solamente la incultura, complacencia y conformismo de aquellos que padecen en primera persona esta lacra puede hacerla llevadera.






Idiomas que ya no son vehículo de comunicación y riqueza cultural sino semilla de odio entre españoles, fruto de ensoñaciones de tarados como Sabino Arana o Pompeyo Fabra, que podían llegar a la ridiculez de proponer vocablos franceses o italianos para sustituir a aquellos que se parecían a su equivalente castellano, bien por provenir de él o por su descendencia común latina.






En definitiva, catalanes y vascos, pero también gallegos, asturianos, cántabros y hasta murcianos podrán ver a qué grado de bellaquería han podido llegar aquellos que han hecho de la antiespañolidad su misión en la vida. Eso sí, con fuentes y pruebas para que el más reacio a conocer la verdad pueda buscarla por sí mismo. Lamentablemente aquellos que se encuentran a gusto nadando en la ignorancia y entre la manada no lo leerán. Como seguro será que la Jauralitza o la Generalidad no lo van a incluir entre sus recomendaciones, lo que dice mucho de la obra.






Dedicado a todos los que se tunearon el nombre para pasar desapercibidos entre los lobos y a tanto Gotzone, Edurne, irune, Gaizka y demás memeces inventadas por Arana y que tienen de vasco tradicional lo mismo que de masai.






También dedicado a la lumbrera que perpetró el atentado de cambiar la letra del HIMNO A LA MONTAÑA del maestro José Guerrero Urreisti donde decía: "...hijos de la Montaña noble de Santander..." por "Hijos de mi Cantabria nobles de mi querer" para que pudiera "vestir" bien como himno de la comunidad autónoma. No pudo ser más bellaco y hortera.